¿Qué es un estudio de impacto ambiental?

Un estudio de impacto ambiental o EIA es una evaluación que determina el impacto ambiental que puede generar un proyecto sobre el entorno. Esto es, en otras palabras, un estudio que evalúa la huella que va a dejar nuestra empresa, proyecto o actividad en el medio ambiente. Este documento lo suele elaborar un promotor y en él se indican los posibles efectos que se producen en el medio ambiente a causa de la actividad que se dispone a realizar.

 

¿Por qué es importante elaborarlo?

 

El impacto varía según la intensidad que genera en el medio ambiente, de esta forma podemos distinguir los siguientes niveles de impacto ambiental:

  • Impacto ambiental directo: aquellos que se producen en un corto periodo de tiempo.
  • Impacto ambiental indirecto: aquellos que se producen en un largo periodo de tiempo.
  • Impacto acumulativo: aquellos que se producen por la suma de pequeños impactos en un periodo largo de tiempo.
  • Impacto sinérgico: aquellos que se producen cuando se dan a la vez distintas actividades que provocan un gran impacto.
  • Impacto temporal: aquellos que pueden desaparecer de la zona afectada, su duración no supera los 20 años.
  • Impacto permanente: aquellos que perduran en el tiempo, su duración supera los 20 años.
  • Positivos: aquellos que producen un efecto beneficioso para el medio ambiente. Actualmente muchas empresas optan por tomar medidas que favorezcan la producción de CO2.
  • Negativos: aquellos que producen un efecto dañino para el medio ambiente.

Cuando el impacto es negativo además de repercutir al medio ambiente, afecta directamente sobre nuestra salud y bienestar, por ello es tan importante elaborar este documento.

¿Cómo elaboramos un EIA?

 

  • Descripción general del proyecto: detallar el tipo de proyecto, la zona que se va a ocupar, así como las actuaciones que se van a realizar.
  • Establecer los límites del estudio de impacto ambiental: el área de estudio va a depender del tipo de proyecto y las dimensiones de este.
  • Estudio de las diferentes alternativas al proyecto.
  • Inventariado ambiental: conocer los diferentes elementos naturales que existen en la zona (clima, suelo, hidrología, patrimonio arqueológico, dominio público, hábitats, vegetación, fauna, figuras protegidas, etc.)
  • Evaluación del impacto: evaluación de afecciones que pueden producirse sobre los elementos inventariados.
  • Análisis del costo y el beneficio de la actividad.
  • Análisis de vulnerabilidad: es importante conocer la vulnerabilidad del proyecto ante accidentes graves como inundaciones o incendios.
  • Propuesta de medidas preventivas, correctoras y compensatorias que mitiguen los impactos susceptibles a producirse.
  • Elaboración de un Programa de Vigilancia Ambiental: controlar que se aplican las medidas preventivas, correctoras y compensatorias y la eficacia de estas.

En H·Cero contamos con los mejores profesionales para ayudarte a realizar este documento y  conseguir reducir la huella que todos producimos en el planeta. ¡Si tienes cualquier consulta ponte en contacto con nosotros!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad