El Plan Técnico de Caza o Plan de Ordenación Cinegética es un documento necesario para la actividad cinegética de un coto, este documento es obligatorio ya que en él se especifica la zona dónde se llevará a cabo la actividad de caza, las modalidades de caza (menor, mayor o caza por daños), capturas y repoblaciones, cupos de capturas o las especies cinegéticas entre otros. Solo una vez que este sea aprobado, se podrá realizar la actividad cinegética.

Ahora que ya sabes en que consiste un plan técnico de caza te contamos las distintas fases para desarrollarlo.

1. ANÁLISIS DEL COTO Y OBJETIVOS

En primer lugar, un especialista desarrollará un estudio de la situación actual del coto o de la finca. Para ello deberán analizar las estadísticas de caza en épocas anteriores, así como las características de la naturaleza y la fauna de la propia zona. Toda esta toma de datos será de gran ayuda para marcar los objetivos del plan técnico de caza.

Tras el previo análisis de la zona y sus recursos, se marcarán dichos objetivos teniendo en cuenta las condiciones de la zona y sus recursos más rentables para el cliente.

En este procedimiento también es muy importante realizar una comparativa con zonas que presenten las mismas características, estudiando otras temporadas de caza, para establecer unos objetivos más acordes a la situación actual.

2. CREACIÓN DEL PLAN TÉCNICO DE CAZA

Esta es la fase más delicada e importante. Para ello el especialista cogerá los objetivos que se adecúen a la realidad de la situación actual de explotación y su método de gestión. Los datos imprescindibles de este apartado son las capturas para realizar, un plan de seguimiento y futuras mejoras.

Con todo ello se creará un plan técnico que asegure un correcto aprovechamiento de los recursos del coto de manera que la actividad sea rentable, perdurable y sostenible en el tiempo.

3. CONTENIDO FUNDAMENTAL

En tu plan técnico de caza debes presentar un informe detallado sobre la situación actual del coto con la siguiente información:

  • Estado legal: titularidad y gestión, denominación y matrícula, extensión del coto y perímetro.
  • Estado natural: climatología, vegetación y cultivos agrícolas.
  • Estado socio-económico: núcleos urbanos, actividades agrícolas y distribución de la propiedad.
  • Inventario cinegético: especies actuales, evolución y población.
  • Planificación: control de la población, modalidades de caza y repoblaciones.
  • Potencialidad: Estimación de la capacidad de sustentación de fauna de la finca en base a su vegetación, cultivos y usos.

¿Cuándo lo presento?

Este plan debe presentarse en el momento de la constitución de un coto y debe renovarse cada 5 años. El período de renovación se inicia 3 meses antes de que caduque el plan anterior.

Por si tienes dudas puedes consultar los tipos de caza menor, mayor y con daños:

  • Caza menor: cetrería, en mano, perros de madriguera, ojeo, al salto, perdiz roja con reclamo, puesto fijo, con cimbel, aguardo, liebre con galgo.
  • Caza mayor: aguardo nocturno, batida, montería, aguardo diurno, gancho, batida de gestión, rececho, en mano.
  • Caza por daños: conejo con hurón, control de zorro, urraca, perros, gatos o cerdos asilvestrados.

Si necesitas un experto para redactar o renovar tu PLAN TÉCNICO DE CAZA, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad